sábado, 2 de febrero de 2013

Cuestión de principios



Vista la degradante situación que estamos alcanzando, sería deseable, entre otras muchas cosas, comenzar a cambiar esa parte de la cultura de este país que está íntimamente basada en la denominada 'picaresca española', y empezar a coger el gusto a hacer las cosas de forma correcta y buena, no sólo porque al final suelan salir mejor, sino también por el mero gusto ético y estético de hacerlas bien. Quizá las próximas generaciones aprendan ésto mejor que nosotros, quizá entiendan mejor que los caminos cortos y las trampas sólo acaban llevando a precipicios morales y degradaciones éticas de la sociedad.

Y, ya de paso, puestos a pedir, pediría que también borráramos ese axioma nacional tan extendido con el que solemos justificar nuestros actos cotidianos menos virtuosos (se me ocurren muuuuuuuuchos ejemplos), y que dice algo así: "pues como los demás lo hacen mal, pues está justificado que yo también lo haga".

CMA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario