domingo, 5 de agosto de 2012

La libertad es a nuestro cerebro lo que el movimiento a una película. Nunca ves -ni nunca verás- el movimiento de las imágenes si lo buscas fotograma a fotograma; únicamente aparecerá ante tus ojos cuando hagas girar la bobina a gran velocidad. El sustrato de tu libertad tampoco lo encontrarás analizando al microscopio átomo por átomo tu intimidad cerebral. Sólo al dejar que toda tu realidad interior y todas tus decisiones se viertan sobre el incesante caudal de tu consciencia, es cuando llegarás a percibir la inmensidad de ese sentimiento llamado libertad.


CMA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario